Basta ya de de tonterías: No más violencia

En un mundo tan especialmente machista como es el de la construcción he visto como algún miembro de mi equipo ha tenido que pasarme una llamada de teléfono, porque “neniña… pasame con un hombre que sepa de esto”.

Soy Marcos Fernández responsable último de esta web y este es un post muy personal, muy sentido y con mucho dolor y rabia.

Rabia porque no es violencia machista ni violencia de género, es violencia, a secas.

Rabia, si, mucha rabia, porque me repatean los advenedizos que van a putas pero se cuelgan el lazo violeta. Me dan rabia los que dicen que no son machistas pero mandan callar a su mujer. Me dan asco los políticos que permiten que la gente se muera de asco en los hospitales, pero salen en la foto del día contra los malos tratos como angelitos. Me cabrean los machos que se creen los defensores de sus mujeres y sus hijas, pero ellos son unos babosos cuando ven a otra mujer por la calle.

Si, mucha rabia, porque nos es violencia machista, es violencia a secas cuando no eres capaz de expresarte y sólo sabes usar un insulto o tu fuerza física.

Mucha rabia, porque esto se ha convertido en un circo donde todos bailamos con lazos, carteles… pero donde nadie se mira su ombligo. ¿La solución que nos proponen? “Denuncias”. Así no se solucionan las cosas. ¿Qué pasa con las denuncias falsas? o ¿Acaso una orden de alejamiento va ha hacer que un maltratador deje de serlo? ¿No sería mejor invertir en psicólogos, en terapias y en grupos de apoyo? ¿No sería mejor invertir en educación y en respeto desde niños?

Dolor, porque a un niño no le duele el bofetón, o el insulto, le duele no comprender como alguien que te quiere te maltrata.

Dolor porque creo que todos hemos sido víctimas en mayor o menor medida de la violencia, de una violencia justificada cuando éramos niños por nuestros padres muchas veces con frases del tipo: “te pego porque quiero que seas buen@”, “una hostia a tiempo”, “una hostia preventiva”, “algo harías”… Una violencia gratuita, vivida desde la más tierna infancia. Una violencia, en fin, justificada en el ámbito familiar como forma de educación.

No, la violencia no puede ser un modelo de educación para los hijos porque será una forma de relación cuando sean adultos.

Este es un post muy sentido y muy personal contra la violencia.

Por muchas razones hoy tenía que escribir esta líneas y olvidarme de vender.

La primera, aunque no la más importante, porque no quiero soportar más el tener a una compañera atendiendo al teléfono que me pase la llamada porque los malnacidos que llaman son unos machistas de mierda y asumen que por ser mujer no sabe de materiales de construcción

La segunda, porque creo que todos tenemos nuestra responsabilidad en acabar con las violencias en general, no solo la machista… En nuestro entorno, en nuestro trabajo, en nuestra familia, en nuestra intimidad… o conduciendo el coche. Un poquito de por favor decía una campaña hace unos años… Insultos machistas, homófobos, sexistas, despreciativos, humillantes… da igual… todos son insultos.

Y la tercera y más importante porque estoy muy, pero muy harto de sufrir y ver sufrir a la gente por un dolor que ya no sabe identificar de donde le viene… Estoy harto de ver personas que no se valoran porque le han repetido toda la vida que no servían para nada… que a donde iban… que qué pensaban que eran… Estoy harto de los líderes, los machos alfa, los poderosos…

A mi que me hostiaron en el instituto, a mí que me insultaron por ser diferente, a mí que me menospreciaron, a mi que conocí mujeres y hombres que son diamantes en brutos y se sienten carbón… todo esto me duele

Por eso te dedico este post a tí, con todo el cariño del mundo, a tí que has sufrido violencia de todo tipo… y no sabías ni que era violencia siquiera

A tí que siempre te consideraste inferior, despierta y siéntete tú, tal cual, orgullos@ de ti mism@

A tí que no te creías capaz… ¿ves como lo conseguiste?

A tí que lo intentas… no te desanimes

A tí que te decían que no valías… si que vales mucho

A tí que te decían “sin mi no eres nadie”… que bién estás sin esa persona

A tí que te decían que no ibas a llegar a ser nadie… recuerda que eres tú desde que naciste

A tí que te llamaban traste… los aburridos y reprimidos eran ellos

A tí que te dijeron lo que tenías que comer… recuerda que la felicidad es el alimento del alma

A tí que pegaron y hostiaron… levántate y anda, porque la vida merece la pena

 

Porque… no es violencia de género… es violencia a secas